Porque debemos consumir la Leche de Almendras

De todos los sustitutos de la leche, la que más me gusta es la leche de almendra. Es tan suavecita y cremosa, y tiene un sabor espectacular. Me gusta con café, avena, cereal, o batidos, y sirve como sustituto para casi todas las recetas que utilizan leche como ingrediente.

Además de tener un buen sabor, tiene casi la misma cantidad de calcio que la leche de vaca, pero es mucho más fácil de digerir que los lácteos.

Para los que no saben, siete de cada diez personas tienen algún tipo de intolerancia a los productos lácteos, debido a que no tienen la enzima para poder digerirlos correctamente. Como dato curioso, las intolerancias alimenticias no solo se transmiten en dolores de estómago, o alergias graves, sino que también pueden producir reacciones como el acné, dolores de cabeza, dolores de cuerpo, entre muchos otros.

La leche de almendra tiene una alta concentración de vitaminas y minerales, especialmente de vitamina A y D, y de la maravillosa vitamina E. También es alta en omega-3 los cuales ayudan a bajar los niveles de colesterol “malo” en la sangre.

Para los que les preocupa el porcentaje de grasa de la leche de almendra (ya que al final la almendra es una grasa) no deben preocuparse por eso. La leche de almendra no tiene grasa saturada, ni colesterol, tampoco azúcares simples y tiene mucho menos calorías que la leche de vaca descremada, o que la leche de soja. Tiene solamente 40 calorías por taza, y 3 g de grasa (pero de la buena).

Una cosa que tiene en su contra la leche de almendra en comparación a la de vaca, es proteína; pues tiene aproximadamente 1 o 2 gramos por taza, así que hay que asegurarse de consumir proteína de otras fuentes, si la usamos como sustituto de la leche de vaca.

Siempre es recomendable hacerla en casa, ya que la que venden en el supermercado, aunque hay opciones orgánicas, está llena de químicos, los cuales al final tienen un efecto contraproducente con todo lo bueno que tiene la leche.

El químico que encontramos en la leche de almendra comprada, se llama Carrageenan. El Carrageenan es un extracto de un alga marina. En la industria alimentaria se utiliza por sus propiedades estabilizadoras, y para espesar. Se utiliza más que todo en los productos lácteos y productos de carne, ya que tiene la capacidad de unirse a las proteínas de origen animal. Es una sustituto vegano de la gelatina. Aunque pareciera ser un ingrediente “amigable”, está comprobado que el Carrageenan tiene efectos en el sistema digestivo, como colitis y úlceras entre otros. También hay estudios que lo vinculan con cáncer e inflamación del cuerpo.

Ingredientes

1 taza de almendras (debe dejarlas en agua una la noche antes)
3 a 3 ½ tazas de agua
1 cucharadita de canela
1 vaina orgánica entera picada, o 1 cucharadita de extracto de vainilla.
De 2 a 4 dátiles (remojar en agua por una hora antes)
1 pisca de sal
Es necesario dejar las almendras remojando en agua la noche antes, para que se hidraten. Una vez que han estado remojadas por al menos 6 horas, cuélelas y póngalas en la licuadora, con la canela, los dátiles y las 3 tazas de agua. Licúelas hasta que se disuelvan con el agua (2 minutos aproximadamente) (si le gusta la leche más liquida, puede agregar más agua).

Después de licuarlas, vierta la mezcla en un recipiente de vidrio pasando la mezcla por una telita de queso o gasa, hasta que suelte todo el líquido y exprimiendo la brosa o sobrante hasta obtener todo el líquido.

La brosa que queda en la gasa telita de queso, se puede utilizar para hacer galletas, queques, granola, o cualquier receta que utilice almendras picaditas.

La leche guárdela en la nevera y disfrútela. Dura de 2 a 3 días refrigerada. Asegúrese de mezclarla bien entes de volverla a usar, ya que se separa al dejarla 
quieta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El veneno letal

Porque debemos consumir la Leche de Almendras

Beneficios de una alimentación organica

Se ha producido un error en este gadget.